Novedades

Brasil se prepara para la expansión del biodiesel

Pasado marzo de 2019, los camioneros brasileños comenzarán a llenar sus tanques con un 11% de mezclas de diesel (B11) en las estaciones de combustible en todo el país, gracias a una nuevo mandato para aumentar la mezcla doméstica de biodiesel en Brasil.
Lunes, 17 Diciembre 2018
Fuente: 
Bioeconomía

“Brasil iniciará una nueva política de biocombustibles a partir del próximo año donde irá aumentando la mezcla de biodiesel cada año en un 1%, desde B11 hasta que alcanzar el B15. Eso significa un 15% de la mezcla de biodiesel en el surtidor”, dijo Andre Nassar, director ejecutivo de Asociación Brasileña de Industrias de Aceites Vegetales (ABIOVE). “Esta nueva política traerá una demanda de 600,000 toneladas métricas más de producción de biodiesel el próximo año”.

ABIOVE representa a las industrias de aceites vegetales que trabajan con el gobierno brasileño en políticas relacionadas con este sector, además de promover esos productos de origen local.

Brasil produce 4 millones de toneladas métricas de biodiesel al año en unas 40 refinerías. La adición de 600,000 toneladas de demanda de aceite de soja requerirá del crushing de 3.3 millones de toneladas de soja extras. Cuando B15 se convierta en obligatorio antes de 2023, habrá una mayor demanda de más de 17 millones de toneladas de soja con destino a la producción de biodiesel.

“Además de la mezcla obligatoria de biodiesel, el país también aprobó un programa voluntario para B100 para flotas especiales, como autobuses urbanos”, dijo Nassar. “Este biodiesel puro se entregará directamente a los usuarios, no se venderá a través de estaciones de servicio, sino que será necesario informar a la Agencia Nacional de Regulación de Petróleo de Brasil”.

El país está realizando pruebas tanto de la calidad de B100 como de los motores especiales que pueden usar biodiesel puro, agregó Nassar.

La industria del crushing de Brasil aún tiene espacio moler mayores volúmenes según ABIOVE. Brasil tiene una capacidad de molienda de soja de 55 millones de toneladas, aunque la industria solo proceso 39 millones el año pasado y molerá 45 millones este año, ya que la demanda del mercado aumentó luego de la sequía que sufrió Argentina con la consecuente pérdida de cosechas.

Según las últimas estimaciones de la oferta y la demanda agrícola mundial del USDA, se proyecta que Brasil producirá 120.5 millones de toneladas de soja. Si la capacidad de molienda alcanza los 45 millones de toneladas, llevaría el crushing doméstico a aproximadamente el 37% de la producción. Las proyecciones actuales del USDA estiman la molienda doméstica proyectado de Brasil próxima a los 42.7 millones de toneladas.

El aumento en la demanda de biodiesel utilizará más del suministro de aceite de soja en Brasil, lo que causará exportaciones potencialmente menores si no se construyen nuevas plantas de molienda. Sin embargo, se espera que una mayor demanda del aceite de soja estimule la industria de molienda y también genere un mayor volumen de harina en el mercado, que competirá con la  argentina y la de EEUU en Europa y otros mercados. Pero Nassar cree que el mercado interno también consumirá más harina de soja en los próximos años.

“Las empresas ganaderas no tuvieron un buen año, pero con la recuperación económica, así como con los nuevos desarrollos en la industria, necesitaremos más harina de soja en el mercado doméstico. Este desafío ayudará a la industria a mantener una condición saludable”, Dijo Nassar.

Todos los derechos reservados.